sábado, 27 de octubre de 2012

Zas.

Fantástica historia de la chica que no podía parar de enamorarse. Le sonreían por la mañana y zas, se enamoraba. Le abrían la puerta por cortesía y zas, se enamoraba. Le hacían un gesto bonito y zas, se enamoraba. Le colgaban una foto dos veces seguidas y zas, se enamoraba. Le chateaban o la tocaban y zas, etc. pero igual seguía sola y nadie la buscaba por algo que no fuera más allá del cuerpo. Un día se miró al espejo, se miró bien bien bien y zas, se enamoró. Y desde entonces se sonríe a sí misma por la mañana, se abre la puerta por cortesía, se cuelga fotos, se toca, etc. y ya no sigue sola. Y vive algo y lo vive con uno que la quiere más allá del cuerpo. Y si sufre, vuelve a mirarse, y nuevamente... zas.

2 comentarios:

dalita dijo...

._. este si me llego D:!!! esta genial! T-T!!

Anónimo dijo...

Excelente.