lunes, 22 de julio de 2013

Con K., sobre la fotografía.

En la primavera de 1921 se instalaron en Praga dos máquinas fotográficas automáticas recientemente inventadas en el extranjero que reproducían seis o diez o más exposiciones de la misma persona en la misma placa. Cuando le llevé a Kafka una serie semejante de fotografías le dije de buen humor:
-Por un par de coronas uno puede hacerse fotografiar desde todos los ángulos. Este aparato es un Conócete a ti mismo mecánico.
-Un desconócete a ti mismo, querrás decir -dijo Kafka.
-¿A qué se refiere? -protesté-. ¡La cámara no miente!
-¿Quién se lo dijo? -Kafka ladeó la cabeza-. La fotografía concentra nuestra mirada en la superficie. Por esa razón enturbia la vida oculta que trasluce a través de los contornos de las cosas como un juego de luces y sombras. Eso no se puede captar siquiera con las lentes más penetrantes. Hay que buscarlo a tientas con el sentimiento. [...] Esa cámara automática no multiplica los ojos de los hombres, sino que se limita a brindar una versión fantásticamente simplificada de una mirada de mosca. (Tomado de Conversaciones con Kafka, de Gustav Janouch)

En la foto Josef Sudek, que después de perder un brazo -a los 21- en la Primera Guerra Mundial, siguió su carrera de fotógrafo hasta su muerte a los 80 años.

2 comentarios:

Carlos de la Parra dijo...

Muestra cuan Kafkiano fué conversar con Kafka.

zUmO dE pOeSíA (emilia, aitor y cía.) dijo...

En todo caso sería un conocimiento físico. Mi clon (si lo tuviera) y yo podríamos ser muy distintos. O quizá tan parecidos que no encajásemos el uno con el otro. Es posible que nos cayéramos gordos recíprocamente y que nos lleváramos muy mal.