lunes, 4 de diciembre de 2006

Un cuento para Camila

¿Qué papá no inventa un cuento para la hora de dormir? Yo hice varios, y de los pocos que registré, aquí va uno.


El ratón, la niña y la cartera

Había una vez un ratón que no tenía donde vivir.
Se metió en una casa, miró a todos lados, y dudó:
Si vivo en la chimenea... me quemo.
Si vivo en la cochera... me pisan.
Si vivo en el refrigerador ¡me congelo!
Si vivo en...

y de repente vio algo igual a una casa, sobre la mesa.
- ¡Ahí viviré! dijo, y se metió en la cartera de mamá
Alicia, la niña de la casa, tenía fiebre, y mamá fue con papá a comprarle un remedio.
- ¡Y además me traes un dulce! pidió mientras mamá levantaba su cartera.
En la farmacia le dieron un remedio. Mamá metió la mano en la cartera y le dio algo al farmacéutico, pero este dijo...
- Señora, una moneda es plana y esto es gordito. Una moneda es fría y esto es caliente. Y una moneda es quieta y esto se mueve como... como... ¡Un ratooón!
El farmacéutico gritó y escapó. El ratón gritó y escapó. La mamá gritó y escapó. Pero volvió para recoger el remedio y su cartera... con el ratón dentro.
En la dulcería mamá pidió un chupetín y sacó algo de la cartera para pagar.
- Lo siento, señora, dijo la vendedora, pero esto no es una moneda. Una moneda es brillante y esto es opaco. Una moneda es lisa y esto es peludo. Y una moneda es de forma redonda, y esto tiene forma de... de... ¡De ratooón!
La vendedora huyó gritando. El ratón huyó gritando. La mamá huyó gritando. Pero volvió para llevarse el chupetín y la cartera... con el ratón dentro.
Al llegar a la casa su hija tomó el remedio y la mamá le alcanzó el chupetín. Pero la hija le dijo:
- Mamá, esto no es un chupetín. Un chupetín es de colores y esto es gris. Un chupetín es duro y esto es blando. Y un chupetín tiene palito... y esto tiene colita, como si fuera un... un...
- Un ratoooón!
La mamá corrió por una escoba. El papá corrió por un gato. Y la niña corrió con el ratón en la mano ¡porque le pareció muy lindo!
Y lo escondió en su cuarto y nunca lo atraparon.
Y ahora vive con ella, juega con sus muñecas y todas las noches antes de dormir la niña le lee un cuento llamado: El ratón, la niña y la cartera.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

me encanto el cuento..rápido y original...felicitaciones cesar ..siempre tan origial

Anónimo dijo...

Buenísimo, se lo voy a contar a mis hijos.

bembe dijo...

tambièn se lo leerè a mis hijos
muy bueno

bembe dijo...

tambièn se lo leerè a mis hijos
muy bueno

luchog dijo...

Está bueno. Al ratón sólo le falto digi-evolucionar.