lunes, 9 de marzo de 2009

Ninguna serpiente se muerde la cola


Para estar siempre feliz se aferraba a los recuerdos.
Para no perder recuerdos los guardaba en una cámara.
Para no perder la cámara la metía entre sus papeles.
Para no perder los papeles los embutía en una mochila.
No perdía la mochila: la llevaba en el automóvil.
A su vez al automóvil lo albergaba en el garaje.
El garaje no se movía: era parte de la casa.
La casa, con sus objetos, era base de la vida.
Un día, la casa ardió.
Para no perder la vida hizo lo que nadie haría: estar siempre feliz y sonreír sin descanso, sin fotos, sin papeles. Cubierto de cenizas pero atado al porvenir.

La ilustración es de una página delirante dedicada al Tarot y su simbología.

11 comentarios:

Mu.- dijo...

cuando me robaron mi carro, con un vino especial, mi raqueta y zapatillas de tennis, un dock de ipods y un posavasos que decía que estaba casada con mi ex enamorado, aprendí a no tener nada importante guardado en el auto.

Lady Blue dijo...

a veces no tengo ningun comentario especial o trascendente para hacerte, pero siempre leo tus post pq son interesantes y, en cierta forma, reflejan una parte de mi. debe ser por eso q uno decide pegarse a ciertos blogs mas que a otros: pq escriben lo que en el momento tu no puedes expresar muy bien. un abrazo. LB.

Anónimo dijo...

De quien es el comercial de páginas amarillas? es tuyo, si es tuyo te juro que me caes muy bien!!! Sino dime de quien es para quererle!

Anónimo dijo...

Contesta pues de quien es el comercial que no sale por ninguna parte!!! Es demasiado bueno. Tu como publicista debes de saber, que yo me acuerdo pag amarillas era cuenta de publicis facil es de otra agencia ahora, podria ser de circus que son bien creativos. pero el comercial tiene una onda muy simpatica digna del show de los muppets, es muy teatral. bueno la verdad que me siento ridicula escribiendole a la pared de este blog frio, asi que mejor ire a preguntar a otro lado. Hasta luego, saludos por casa, asa,asa por tu casa!

César dijo...

Circus es bien creativa pero el comercial es de McCann, can can es de McCann, tido tido divertido lón lón bacilón...

Anónimo dijo...

Gracias César, esar esar ese César!

SERgio dijo...

Hola, me gustaría saber si quisieras intercambiar links conmigo, mi blog es www.elgermenpop.blogspot.com, suerte y saludos

carrollosparks dijo...

Me gusta la idea de desprenderme de todo y solo sonreir.. Talvez uno de estos dias tenga el valor para hacerlo....
Solo pasaba por aqui y queria decir que las cosas que dice y como las dice.. me hacen creer que no esta tan mal volar tan lejos como yo lo hago la mayoria de las veces...

César dijo...

La filosofía Budista valora positivamente el desapego; amar a las personas y a las cosas sin apegarse a ellas.

Ello quiere decir que el equilibrio interno de cada persona no puede depender de los demás ni del entorno. Dado que, según dice, todo es impermanente, todo cambia continuamente.

La materia también cambia en su proceso y los humanos no hacemos mas que adaptarnos a los cambios renunciando a dogmas e inmovilidades si somos medianamente inteligentes, o dándonos de bruces contra la realidad si somos tozudamente apegados ………………….

Remei Margarit, escritora

Lo encontré en http://lauracano.espacioblog.com/post/2008/04/15/sobre-desapego

Valeria dijo...

Que bonito :D Me encantó tu post.
Perderlo todo a veces no es tan malo, la verdad no lo considero nada malo, perderlo todo significa que ahora puedo tenerlo todo nuevo.
Alguna vez sentí que lo perdí todo y lloré hasta que no tuve lágrimas con que despedir las cosas que amaba, así que pensé que a falta de eso tendría que hacer todo lo contrario.
Empecé a sonreir y la niña de la tienda me dijo que era bonita, Salvador (el hijo de mi amigo) acarició mi mejilla y me dió un beso en la frente, mi hermanito me dió las gracias por ir a su casa con alegría. Me di cuenta que había algo que ellos entendían cuando sonreía y que yo había olvidado.
Me di cuenta que su llanto era rápido para seguir jugando, porque la diversión no espera y siempre hay cosas nuevas por descubrir.
Ahora que vuelvo a sentir que lo tengo todo, recuerdo que ese todo puede seguir o no a mi lado, pero yo siempre voy a tener mi sonrisa para darle la bienvenida a lo nuevo.

Antooonio dijo...

«Cubierto de cenizas pero atado al porvenir»... Y el porvenir está detrás del horizonte... Y allí, sin necesidad de cenizas, se está renacido, siempre.
Gracias, César, por ese final.

Antonio (pongo mi nombre, por si salgo como «Anónimo») :-)