jueves, 23 de diciembre de 2010

Postal

Yo te escojo hoy. Te escojo por lo bueno. Te escojo angustiado, molesto o impaciente, pero te escojo. Te elijo sin palabras, todos los días, y todos los días deseo que me elijas también. Nada más. Es eso, simplemente: escogerse el uno al otro cada noche. Decir: te vuelvo a tomar, con todo lo bueno y lo malo. Con una emoción sencilla, una que borra todo lo demás.

3 comentarios:

Negra dijo...

Hoy, mañana y siempre; yo también te escojo. Te amo.

Akatharta dijo...

Una excelente manera de mantener la unión a pesar del paso tiempo.

Anónimo dijo...

lo que yo queria, gracias