domingo, 26 de noviembre de 2006

Llevarte a comer


¿Quieres comer? ¿Segura? El se alegró de que ella dijera que sí. La veía más delgada cada vez, pero nunca le comentaba el tema. ¿Qué tal el Balthazar? Preguntó él, pero ella no, tiene demasiados espejos. ¿Entonces carne? ¿La Parrilla de Vermont? Ella hizo un gesto de asco. Es vegetariana y no come grasas ni frituras. Se tocó las costillas, contenta porque cada día se notaban más. Qué tal... ¿pizza? Tampoco como harinas, le repitió por enésima vez con una mirada veloz y filuda. Si te provoca una ensalada, tú elige dónde y te llevo feliz, dijo él, diplomático. La notaba pálida, casi transparente. Ella le dijo mimosa: no, me encanta que escojas tú. El la llevó a un sitio sin nombre y sin espejos. Ella pidió una ensalada. El la veía más y más delgada. Comieron en silencio. Pidieron agua. Y de pronto, mientras ella retiraba el queso y las nueces, desapareció.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Al que escribe su blog:
Presiento que una cura de sueño, un buen antibiótico, una super terapia en argentina o vendarte como una momia es lo que te hace falta.

Mefisto, Cazador de almas dijo...

El presentar la verdad te da dos vertientes: aquellos que la aceptan y aquellos que se cierran ante ella. No creo que la cura de sueño sea una solución a que el autor deje de presentar la verdad tal cual la ve... a lo mejor somos los demas quienes necesitemos esa cura de sueño. No se particularmente si hay un punto ácido en lo de la terapia argentina, pero ni ello ni el vendarse como momia callan el pensamiento.

Anónimo dijo...

Siempre supe que habia un mundo paralelo en los espejos. Cuando no logramos identificar en que mundo estamos lo que ducede es que terminamos desapareciendo.

miliodebolengo es mi gato, miauuuuu dijo...

es curioso leer algo tuyo sin que esto parezca propuesta para montaje
teatral

yo también publicó, ya sabes cosas...

Casiopea dijo...

de acuerdo con anónimo 2.
.
.
.
las curas de sueño no son efectivas,
si acaso terminas soñando lo mismo.